sábado, 4 de febrero de 2012

Galletas Fritas









Hace mucho frío y sólo me apetece estar con mi polar de manga larga, mis calcetines de lanita, y mis zapatillas. Aquí en Cádiz,  pasamos de estar en manga corta a enfundarnos los abrigos de un día para otro.


Son las diez de la noche, y tengo mono de algo dulce. Llevo varios días sin hacer postre.... Mi báscula estaba ya llamándome la atención.


Pero.... tengo mono de algo dulce, tengo mono de azúcar y canela, y pocas ganas de hacer algo elaborado a ésta hora. Hace frío, y estoy cansada, pero cualquier momento, cualquier ocasión, es buena para tomar un dulce....


Investigo en la despensa, y me encuentro las galletas. ¿Me las como así, o les pongo algo? .... le puedo poner nocilla.... ummm es que soy adicta a la nocilla.....


Mejor, no.... 


Tengo deseos de canela.


¡¡¡oh lá lá¡¡¡, ya tengo mi dulce fácil, rápido y con canela. Acabo de ver los sobres de natillas.


Hace tiempo que no hago las galletas fritas rellenas de crema.




Sólo tengo que poner a calentar un vaso de leche, añadirle cuatro o cinco cucharadas de azúcar...







mientras que se calienta la  leche y el azúcar,  mezclo un sobre de natillas royal en un vaso con un poco de leche.








Cuando ya tengo la leche caliente, vierto la mezcla de natillas y remuevo todo el tiempo para que no se me pegue al fondo. Espero que hierva un poco, y...... ¡¡¡ ummmmm¡¡¡¡¡,  ya empieza mi cocina a oler como a mí me gusta.... a dulce¡¡¡¡¡








Cuando la natilla y la leche parecen ya una crema pastelera, la dejo enfriar para que cuaje,  mientras que voy batiendo un huevo








Cubro una galleta con la crema, y luego tapo con la otra, en forma de sanwich, y así voy montando todas








Una vez rellenas las paso por huevo batido, y las paso a la sartén con aceite bien caliente










Las doro por ambos lados, y luego las paso a un plato con papel de cocina absorbente. 


Luego las paso a un plato donde he mezclado azúcar y canela. Las rebozo y mientras que hago dos,mi hijo se va comiendo una.... jejejje




Puede pareceros algo extraño, freir galletas, pero por ésta zona antes se hacía mucho. A lo mejor es que agudizaban el ingenio cuando no había mucho, y hacían un postre con lo que tenían, no sé.... algún día investigaré el origen de éstas galletas rellenas, fritas y rebozadas con azúcar y canela.








Bueno, me he quitado mi mono de dulce, me quedo satisfecha, (mi hijo creo que también jejejejje), y ahora sí...., ahora ya me puedo ir tranquila a la cama..... ¡¡¡¡glotonaaaaaa¡¡¡¡¡¡






1 comentario:

Clara coinillas dijo...

Que ricas!!! y como apetecen con un cafelito bien calentito